Reglajes del material de windsurf

A. Santos del Riego (nino@udc.es)

Después de mi primer año navegando en tabla y, aunque he conseguido respuesta a muchas de mis pregunta, aún me sigue surgiendo un buen número relacionadas con el reglaje del material. Aunque suelo preguntar y hablar con mucha gente sobre este tema, he comprobado que cada “maestrillo tiene su librillo”, aunque existen algunas normas generales al respecto. Además, fijándome en vídeos y en la gente de Oza (lugar en el que navego en A Coruña), veo muy dispares reglajes. Como casi siempre, he recurrido a Internet y he encontrado varios artículos de autor anónimo destacando, entre otros, el de Infoaventura (http://www.infoaventura.com), que aglutina unos muy buenos consejos. También localicé en Internet un magnífico artículo del danés Lars Petersen, con diversos consejos sobre el reglaje del material de windsurf. De hecho, he puesto en práctica algunos de ellos y he notado una sustancial mejora en la navegación. Por ejemplo, fijándome en la gente que navega mucho mejor que yo, se aprecia la tendencia a ubicar el pie de mástil ligeramente retrasado. Si ellos lo hacen, pues yo también,es la forma en la que solemos razonar. Pero con el tiempo me estoy dando cuenta que todo está relacionado, por ejemplo la distancia entre el pie de mástil y la ubicación de los footstraps, el tipo de tabla, las condiciones de navegación, etc. Después de leer diversos consejos, decidí que posiblemente me sería mucho mejor no retrasar tanto el pie de mástil para poder mejorar mi planeo. Dicho y hecho, tras reglar así el equipo, puede hacer unos cuantos largos planeando con los pies metidos en los footstraps, y además me encontraba relativamente cómodo. Comprendí, que con el mástil muy retrasado, me era difícil aproximar la cola de la vela a la superficie de la tabla (considerando el reglaje de la botavara), tendiendo a navegar con ángulos de vela de 45º o superior, respecto a la línea longitudinal de la tabla. Adelantar ligeramente el pié de mástil, considerando la ubicación de mis footstraps, me facilitó buscar unas posiciones de la vela idóneas para el planeo. Después de esto, he comprendido que salir a navegar no es simplemente montar la vela en la tabla y navegar, requiere pensar un poco y hacer ajustes en el equipo. Claramente, se hizo necesario el buscar nueva documentación sobre el reglaje del material de windnsurf.

Al hablar de reglaje, son demasiados los elementos que se tienen que considerar, destacando las diversas posiciones de los footstraps, el pie de mástil, aletas, tensado de la vela, cabos de arnés y la botavara. El reglaje óptimo de todos estos elementos es, sin duda alguna, una tara nada fácil. Además, este reglaje también será dependiente, y por lo tanto una tare muy subjetiva, del tipo de navegación que se quiera hacer, entre otros factores. Señalando nuevamente, que esta web está destinada a los que empezamos en este deporte, intentaré resumir y concretar las múltiples posibilidades, utilizando en todo momento un lenguaje sencillo. El resto, es cuestión de experimentar distintos reglajes.

¿Dónde y cómo pongo los footstraps?

Aunque la respuesta a esta cuestión dependerá de muchos aspectos, tales como el estilo de navegación, tipo de tabla, peso y estatura, etc., se puede apuntar que:

- Si los footstraps están adelantados, el peso del cuerpo se desplaza hacia delante, y el área de planeo se amplía. Por lo tanto, una posición ligeramente adelantada facilita el planeo de la tabla.

- Si los footstraps está atrasados, arrancar y mantener el planeo es más difícil. La superficie de la tabla que está en contacto con el agua disminuye y, por lo tanto, la velocidad aumenta. En condiciones fuertes de navegación controlar la tabla puede resultar mucho más difícil.

Entonces, después de tanto tiempo intentando hacer planear mi tabla, con los footstraps lo más retrasados posible, dado que es como lo llevan los gurus del windsurf, resulta que para facilitar el planeo es mejor no retrasarlos tanto. Bueno, pues parece que es así, aunque recuerda, que lo que se busca casi siempre en una buena velocidad, y para esto último, los footstraps retrasados la incrementarán. Correr mucho siempre es un placer. Por lo tanto, lo mejor será empezar con una posición intermedia y, más adelante, retrasarla y ver que pasa, así sucesivamente. También recordar que todo tiene un límite, si el área de planeo es pequeña y los footstraps están adelantados, el inicio del planeo será difícil, dado que se empuja el agua con la tabla. En este caso, se deberán retrasar los footstraps para cambiar el ángulo de planeo. Este último punto lo he podido observar contemplando a algunos windsurfers, donde claramente se ve un cierto ángulo de la tabla respecto a la superficie del agua, que unido a unos footstraps ligeramente adelantados, incrementan la superficie de la tabla en contacto con el agua. En este caso, aunque se le de caña a la vela, etc., no se coge mucha velocidad y se aprecia como la tabla empuja el agua, en lugar de planear sobre ella.

Otro aspecto relacionado con el reglaje de los footstraps, es el de la separación de los mismos desde el punto de vista longitudinal de la tabla. Esto es, la separación entre los footstraps. En este contexto:

- Si los footstraps están más separados la tabla se vuelve más estable y se mejora su control, especialmente en condiciones de viento fuerte o cuando se monta una gran superficie de vela.

- Si los footstraps están montados más juntos, lo posición de navegación será más cómoda en situaciones de viento flojo. Con vientos medios o fuertes el control disminuye.

Por lo tanto, la tendencia claramente está en footstraps más separados, dado que normalmente, buscaremos vientos fuertes para navegar o, en su defecto, intentaremos cargar el máximo de vela que podamos manejar. Bueno, esto cuando dispongamos de más de una vela y dejemos de ser navegantes de una vela para todo. En mi caso, después de un año estoy planeando empezar a dejar mi vela de 5.4 y pasarme a una de 6.5. Posiblemente mi condición física no de para mucha más superficie de vela, aunque quien sabe, también lo pensaba de la de 5.4, y el cuerpo me empieza a pedir una mayor, especialmente en los días de viento más flojo. A este paso no me extrañaría verme dentro de un par de años con velas mayores, aunque al estar por encima de los 40 años, creo que esto no lo verán mis ojos.

En otra línea de reglaje de los footstraps, los podremos montar hacia el centro de la línea longitudinal de la tabla o hacia los cantos. Se puede señalar que:

- Los footstraps van más centrados para navegar en olas (a esto nunca llegaré)

- Y más cerca del canto para freeride o racing. Cargar el peso lo más próximo a los cantos supondrá un mejor control.

Respecto al reglaje de los footstraps, Lars Petersen apunta lo siguiente:

La colocación de los footstraps determina la distribución de nuestro peso en la tabla. Los ajustes más importantes de los footstraps son:

Footstrap trasero muy retrasado (22/24 cm de la popa): línea de agua muy corta. En la práctica:
- Viento fuerte/vela pequeña
- Máxima maniobrabilidad/más presión en el pie trasero al surfear
- Muy buen nivel

Footstrap trasero más adelantado (25/27 cm de la popa): mayor línea de agua. En la práctica:
- Viento moderado/vela más grande
- Menor maniobrabilidad/más presión de “pie delantero”
- Nivel normal

Por lo tanto, acerquemos los footstraps poco a poco hacia los cantos de la tabla. De hecho, en mi caso tengo los footstraps delanteros de la mitad de la tabla hacia fuera del canto y los traseros prácticamente en el medio de la línea longitudinal central. Empiezo a pensar que esto me produce habitualmente un mal reparto del peso del cuerpo sobre la tabla. Tengo pendiente probar como reglaje el cambiar los footstraps traseros y aproximarlos un poco más al canto.

¿Dónde y de que longitud pongo los cabos de arnés?

Las medidas habituales de los cabos de arnés varían entre 23 y 30 cms. Existen cabos de longitud variable, ajustables en caliente durante la navegación para, según las condiciones, poder hacer un buen reglaje. Como normal general:

- Utilizar cabos cortos con viento flojo

- Y largos con viento fuerte.

- En tablas de olas es aconsejable utilizar cabos más largos que en el caso de tablas freeride o racing.

- La longitud también variará atendiendo al tipo de arnés utilizado (para un arnés de cintura con gancho bajo, los cabos deberán ser algo más largos que para uno de gancho alto).

- Con vientos flojos y medios, unos cabos más cortos mejoran las prestaciones.

Respecto al reglaje de los cabos, Lars Petersen apunta lo siguiente:

En general, unos cabos bastante separados entre sí (20 centímetros aproximadamente) y algo adelantados respecto al centro vélico, corresponden a alguien que está aprendiendo; por el contrario, unos cabos muy juntos entre sí (10 centímetros o menos) y exactamente en el centro vélico, corresponden a alguien experimentado.

Los cabos deben estar colocados cerca del centro vélico o centro de empuje de la vela. En otras palabras, unos cabos bien colocados te deberían permitir agarrar la vela con una única mano puesta entre los dos cabos. De hecho, tratar de encontrar dicho punto de equilibrio agarrando la botavara con una sola mano es la mejor manera de hacer una primera colocación de los cabos, poniendo cada extremo del mismo a la misma distancia respecto de ese punto de equilibrio. Después, como regla general, ya repetida hasta la saciedad, si una vela bien aparejada te tira mucho de la mano de atrás en navegación (notas que el brazo trasera se te carga rápidamente), quiere decir que debes mover los cabos hacia atrás. Por el contrario, si notas que la mano delantera tira mucho, hay que adelantar los cabos.

De todas formas, la correcta configuración de la posición y longitud de los cabos puede variar sustancialmente, incluso dentro de una misma jornada de navegación.

Personalmente, lo que si me ha hecho salir del agua un montón de veces este año, es la ubicación de los cabos en la botavara. Claramente, hay que buscar, según el viento, un punto que nos permita soportar la vela sin la intervención de los brazos, aunque este punto de reglaje no me suele resultar fácil de ajustar. Inicialmente la tendencia que tenía estaba en ubicar los cabos relativamente próximos al mástil y, con el tiempo, he intentado irlos retrasando, tras ver la forma en la que lo suelen montar nuestros gurús. De todas formas, como casi todo, los avances de reglaje deben ser progresivos y lentos.

¿Y la posición de la botavara?

Aquí tenemos otro tema que ha suscitado diversas charlas entre los que empezamos en este tinglado. Como regla general:

- Colocar la botavara entre el pecho y los hombros.

- Poner la botavara más alta si adelantas el pie de mástil y más baja si lo atrasas.

- La botavara debe situarse más alta cuanto mayor es la distancia entre el pie de mástil y los footstraps delanteros.

- En general, hay que repartir el peso del cuerpo entre ambas piernas. Es habitual, cuando empezamos, llevar la carga mal repartida sobre las piernas. En el caso de notar una mayor carga en una pierna, un posible ajuste está en variar la altura de la botavara. Otra posibilidad está en cambiar el reglaje de los footstraps, aunque si no queremos salir del agua, nos será más fácil y rápido hacer un ajuste de la botavara.

- En vientos muy fuertes, bajar la botavara puede hacer que un reglaje ingobernable en dichas condiciones se vuelva más tratable.

- Si la botavara está muy baja puede provocar una mayor dificultad para planear.

- Con poco viento, montando una vela por ejemplo de 6.5, ante problemas para arrancar a planear, es aconsejable subir la botavara unos centímetros para facilitar el planeo.

- En condiciones suaves, botavara más alta. Condiciones fuertes, requiere botavara más baja.

Respecto al reglaje de la botavara, Lars Petersen apunta lo siguiente:

- Un reglaje de botavara alta transfiere más peso a la pierna trasera y por tanto la tabla navegará más sobre la popa (menor línea de agua). En la práctica:

     - Una rápida salida al planeo (pero menos control cuando se va pasado).
     - Muy bueno con viento flojo y, o mar poco agitado.
     - Más lift (tabla más levantada) para saltos o maniobras aéreas de freestyle.
     - Normalmente es como navegan los más expertos.

- Un reglaje de botavara baja determina una posición del cuerpo más adelantada, con más peso en la pierna delantera (mayor línea de agua). En la práctica:
     - Más control general (pero tardas más en arrancar al planeo).
     - Bueno con viento fuerte.
     - Menos lift (tabla más asentada en el agua).

Señalar que en mi caso la tendencia estaba en montar la botavara bastante alta. Motivo, algunos gurús en los que me fijaba la llevaban muy alta. Bueno, ellos llevaban unas velas enormes, tablas de fórmula, y posiblemente su posición de footstraps, etc. así lo requerían. Este hecho está en consonancia con lo apuntado por Lars Petersen. En muchos casos, creo que no es aconsejable el fijarnos en los reglajes de los que corren mucho, aunque es lo que solemos hacer. Sin duda alguna, hay reglajes para distintas condiciones de navegación, fisonomía del navegante, tipo de tabla, tipo de vela, modalidad, etc., aunque tal vez nos estemos olvidando de plantear distintos reglajes para los distintos niveles de navegación del deportista, desde su fase de iniciación, perfeccionamiento, etc., etc., hasta llegar, el que pueda, a la fase de gurú. Básicamente, cuando empiezas usas una vela pequeña, una tabla de mucho volumen, y los pies van muy cerca del pié de mástil. Con el tiempo, la tabla disminuye, la vela crece, y los pies se retrasan y se aproximan al canto. Así es muy resumido, aunque sería bueno disponer de muchos más consejos para cada fase de aprendizaje. Es una pena que ningún gurú del windsurf se anime a escribir un artículo referente a este tema. Sería de gran interés durante todo el ciclo de vida del deportista y en sus distintas fases de aprendizaje. Al menos, en mis búsquedas por Internet, no he encontrado nada que planifique el reglaje del material atendiendo a la evolución de aprendizaje del deportista.

¿Dónde posiciono el pie de mástil?

Como normal general:

-          Ponerlo en el centro del carril con viento flojo-medio.

-          Retrasarlo con viento fuerte.

-        Si el pie de mástil está retrasado, iniciar y mantener el planeo resulta más difícil. Además, en condiciones difíciles supondrá una disminución del área de la tabla en contacto con la superficie del agua que, aunque supone una mayor velocidad, implica unas mayores dificultades en la navegación. Este reglaje puede ser aconsejable en condiciones de fuertes vientos para los deportistas más expertos. En general, retrasar le pie de mástil proporcionará una mayor velocidad.

-          Si el pie de mástil está adelantado, mejorarán las prestaciones con vientos fuertes (aumenta el área de la tabla en contacto con la superficie del agua, mejorando el control de la tabla). Esta situación favorece el planeo de la tabla, aunque nos proporcionará unas menores velocidades.

-          Adelantar el pie de mástil puede mejorar las prestaciones cuando se navega con velas superiores a los 6m. en tablas de freeride.

-          La posición del pie de mástil también depende del tipo y superficie de la vela, peso del windsurfista, posición de los footstraps, entre otros.

Para saber si la posición del pie de mástil es correcta:

-          Si no podemos llegar a situar la vela cerca de la tabla cuando navegamos a máxima velocidad es el resultado de poner el pie de mástil demasiado retrasado. Se deberá adelantar el pie de mástil un par de centímetros para solucionar el problema.

-          Si se adelanta demasiado el pie de mástil, puede provocar que la vela impacte en la tabla. En este caso se deberá retrasar el pie de mástil un par de centímetros.

Respecto al reglaje del pie de mástil, Lars Petersen apunta lo siguiente:

- El pie de mástil adelantado supone llevar más tabla en contacto con el agua (mayor línea de agua). En la práctica:
     - Tablas más estrechas o más pequeñas en general.
     - Para una misma tabla, posición para una vela más grande.
     - Tabla más asentada en el agua, mayor control.
     - Principiantes.

- El pie de mástil retrasado supone llevar menos tabla en contacto con el agua (línea de agua más corta). En la práctica:
     - Tablas más anchas o más grandes.
     - Para una misma tabla, posición para una vela más pequeña.
     - Tabla más suelta, mayor maniobrabilidad, mejor planeo.
     - Windsurfistas más expertos (mayor peligro de catapulta).

Sobre el aparejado de la vela, Lars Petersen apunta lo siguiente:

La tensión que demos al aparejar tanto en el mástil como en la botavara, modifica extraordinariamente el comportamiento de la vela. Una vez que tengamos bien localizados los puntos de aparejado óptimos, es muy recomendable hacer unas marcas con rotulador indeleble o una pequeña ralladura en el alargador de pie de mástil y en los tubos de la botavara para no tener que repetir esta “investigación” cada vez que aparejemos. Lo mejor es hacer una marca para cada vela en su viento ideal y, después, tensar un poco más si el viento es muy fuerte o un poco menos si nos cuesta planear. Respecto a la tensión de los sables, los tensaremos fuertemente antes de pasar el mástil por la vela, hasta que no veamos la más mínima arruga en las fundas de los sables, y los dejaremos tensos para siempre.

Sobre la tensión en el mástil: es el ajuste más importante para un correcto funcionamiento de la vela y, paradójicamente, es el que menos gente hace correctamente. Para entendernos, se peca de poca tensión. En general, una vela bien tensa de abajo se verá arrugada a la altura de los dos sables de arriba, desde el borde de salida hasta los dos tercios de la distancia que va desde este borde hasta el mástil.


Error 1: falta de tensión en el mástil
- Sensación de pesadez al navegar (la vela se comporta como un bloque contra el que es imposible luchar).
- En las rachas fuertes, en vez de acelerar, notarás mucha más fuerza en los brazos.
- Dejando la vela tumbada en la playa, el borde de salida de la vela se verá muy recto, sin apenas arrugas.
 

Error 2: exceso de tensión en el mástil
- Notamos la vela inestable y caprichosa en las manos, con una continua sensación de desequilibrio.
- Notaremos la vela demasiado rígida y plana, sin apenas perfil y, por tanto, sin potencia.
- Dejando la vela tumbada en la playa, verás una especie de “valles” entre sable y sable, en vez de unas arrugas progresivas.

Sobre la tensión en la botavara: En general, menos tensión de botavara proporciona un perfil más profundo, que te dará más potencia, pero a cambio la vela resulta menos maniobrable. Por el contrario, una tensión fuerte de la escota aplana y adelanta el perfil de la vela, dándonos más capacidad de maniobra pero restándonos potencia.


Error 1: falta de tensión en la botavara
- Notaremos la vela pesada y tirando excesivamente de la mano trasera (porque el perfil se retrasa).
- Notaremos que a los sables les cuesta mucho rotar cuando trasluchamos.


Error 2: exceso de tensión en la botavara
- Veremos la vela demasiado plana, sin apenas diferencia de relieve (perfil) entre la funda del mástil y la superficie de la vela.
- Notaremos que la vela no tiene potencia y que tira hacia todas partes.

¿Y sobre el reglaje de la aleta?

Como normal general:

-          Aleta más grande con superficie de vela grande y viceversa.

-          Con una aleta más grande, la tabla es más nerviosa, se incrementa la sensación de ir pasado de vela y supone una mayor presión sobre el pie de popa.

-          Con una aleta más pequeña, supondrá unas menores prestaciones con vientos fuertes, una mayor dificultad para el planeo, con una menor presión sobre el pie de popa.